Bloog

Para nadie es un secreto la versatilidad que tiene el TRX como herramienta de entrenamiento funcional. Es probable, que muchos de los que estéis leyendo este artículo tengáis uno para entrenar en casa porque es fácil de transportar. Lo puedes usar al aire libre o en interiores y además, la cantidad de ejercicios que puedes realizar son infinitos, ¡tanto como tu imaginación te lo permita!

Nuestra boutique de TRX, Pulse, nos ayuda a conocer más sobre este sistema de entrenamiento y cómo podemos sacar provecho de él en casa.

Beneficios del TRX.

Los beneficios son muchos y estos son los principales:

  1. Movilidad: Es fundamental en nuestra vida diaria y gracias al entrenamiento en suspensión podemos potenciar, ampliar y mejorar nuestros rangos de movimiento para ser mucho más eficientes a la hora de desplazarnos sin importar el paso de los años.
  2. Flexibilidad: Mejorar nuestra movilidad se traduce a su vez en una mejoría de la flexibilidad, que te permitirá percibir al cabo de un tiempo, un progreso en cosas tan sencillas como poder tocar la punta de tus pies e incluso poder atarte el cordón de tus zapatillas sin el uso de un taburete!
  3. Fuerza: Este punto es fundamental puesto que no somos realmente fuertes hasta que no comenzamos a dominar nuestro propio peso corporal. El entrenamiento en suspensión es una de las vías que nos permitirá desarrollar esa fuerza que todos necesitamos principalmente para halar, empujar y cargar objetos de nuestra vida cotidiana, y por qué no, ¡a los más peques de la casa!
  4. Resistencia: Siendo constantes con nuestro entrenamiento vamos a poder soportar un esfuerzo durante un tiempo determinado. Gracias a la diversidad de ejercicios que podemos realizar con TRX, ya sea en casa, en un parque o en el gimnasio, nos va a permitir poco a poco desarrollar la capacidad de poder prolongar ese esfuerzo por mucho más tiempo.

¿Qué músculos trabajas con TRX?

Es quizás de las primeras preguntas que te vienen a la mente cuando ves un TRX y la respuesta es muy fácil… TODOS! Y no es una respuesta generalista sino más bien realista.

Recuerda que con el TRX parte de tu cuerpo se encuentra en suspensión y las sensaciones que percibes mientras ejecutas los ejercicios son totalmente distintas. Es ahí donde el cuerpo comienza a reaccionar de manera diferente ya que una de las zonas que más se activa usando el TRX es el CORE, que comprende toda la zona central del cuerpo, no sólo frontal, sino también posterior.

La mejor manera de comprobarlo es probando y dándote la oportunidad de comenzar a sentir cómo tu cuerpo trabaja con cada movimiento en planos distintos a los habituales.

¿Con qué frecuencia hay que entrenar con TRX?

Como en cualquier programa de entrenamiento, la regularidad es fundamental para poder llegar a ver cambios en nuestro cuerpo.

Recomendamos comenzar con una frecuencia de 2 veces por semana. Esto te va a dar la oportunidad de adaptarte a los movimientos además de permitir que tu cuerpo se recupere de las agujetas que seguro aparecerán, y más si llevamos mucho tiempo desconectados de la práctica deportiva.

Es cierto que una vez arrancas puedes llegar a una frecuencia de 3 o más días por semana, pero primero debes comenzar y ser constante.

¿Con qué combinarlo?

TRX es la herramienta perfecta para acompañar tus rutinas de entrenamiento. Combinar ejercicios de fuerza con los de suspensión te permitirá reforzar mucho más la musculatura. Podrás crear un pequeño circuito donde incluir pesas, de manera que puedas elevar tu propio peso corporal con el TRX y luego mover cargas mucho más pesadas con la ayuda de mancuernas o máquinas.

También podrás mejorar la quema de grasa y la tonificación corporal combinando rutinas de pequeños sets tábata con 20 segundos de trabajo y 10 de descanso. Llevarán tus  pulsaciones a otro nivel ya que se trata de un trabajo que implica una parte aérobica, y por lo tanto una falta de oxígeno, y la anaeróbica, que requiere mayor esfuerzo en menor tiempo.

Rutina de entrenamiento en casa.

Te proponemos una rutina ¡para que pongas ese TRX en marcha!

Recuerda que puedes usar una puerta como estructura de anclaje para colocar el TRX. Recomendamos colocarlo cerca de la bisagra ya que es, seguramente, ¡la zona más segura! Un dato a tener en cuenta: Recuerda que la inclinación en TRX es igual a nivel de dificultad.  Mientras más cerca tengas tus pies del punto de anclaje, (en este caso una puerta aunque podría ser un árbol un poste, etc.), mayor será el nivel de dificultad.

Calentamiento:

Dos rondas:

  • 25 Reps TRX Squat
  • 25 Reps TRX Low row
  • 25 Reps Jumping jacks
  • 30 Seg. Descanso

SET 1

  • 10 Reps TRX curl biceps
  • 10 Reps TRX lunge right leg
  • 10 Reps TRX curl biceps
  • 10 Reps TRX lunge left leg
  • 30 Seg. Burpees
  • 30 seg. Descanso

SET 2

  • 10 Reps TRX chest press
  • 10 Reps TRX pistol squat right leg
  • 10 Reps TRX chest press
  • 10 Reps TRX pistol squat left leg
  • 30 Seg. Skipping
  • 30 seg. Descanso

Repetir el SET 1 y EL SET 2

Esperamos que disfrutes de esta rutina y recuerda que ¡la intensidad la pones tú! 

¿Eres de los que te atreves a colgarte de un TRX? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

 

Para saber más, ¡síguenos en nuestras redes sociales!

Yoofit Crew & Pulse Boutique

Deja tu opinión y te responderemos

Deja una respuesta

Por favor rellene el campo comentario

Por favor rellene el campo nombre