FIGHTLAND

No se puede aprender a boxear leyendo libros o estudiando manuales. No hay cursos online para convertirse en un luchador. Los entrenadores de Fightland han ganado sus títulos dentro de un ring o en auténticos campos de instrucción de gran exigencia, frente a examinadores más duros que cualquier tribunal que puedas imaginar.

Se han doctorado con honores a base de trabajar duro, de sufrir horas y horas de entrenamiento agotador, de dar y recibir golpes, de esquivarlos, de caerse cien veces y levantarse otras tantas

No son los típicos entrenadores que se sientan y cuentan repeticiones, o miran y te dan conversación mientras tú haces algún ejercicio  absurdo que un verdadero boxeador jamás haría. Su trabajo consiste en prepararte físicamente, enseñarte, hacer que disfrutes y que obtengas resultados. Van a ser tu peor enemigo en el gimnasio y tu mejor amigo fuera de él.

¡PRUEBA UN DÍA GRATIS!

Las clases tienen una hora de duración, si bien te aconsejamos que llegues diez minutos antes de la hora de inicio, de forma que te dé tiempo a cambiarte y a vendarte las manos.

Comenzamos las clases con un calentamiento muy intenso de unos 10 minutos, que puede incluir trabajo con cualquiera de los elementos del gimnasio: balones medicinales, correas de TRX, tensores, carreras, burpees… y siempre salto de comba.

Seguimos con un primer bloque de entrenamiento específico de boxeo, ya con los guantes puestos, donde se practican distintas técnicas que los monitores irán explicando cada día: golpes, defensas, desplazamientos, combinaciones, esquivas, bloqueos, etc.

Después viene siempre un bloque fundamental de trabajo en el saco, con ejercicios dirigidos de alta intensidad que convierten esta parte de la clase en un auténtico “quema grasas”. Hasta que no hagas un asalto con manoplas o con la “Gobernadora” (ya te la presentaremos), o un Tabata en los sacos, no sabrás lo que es sentirte realmente cansado. Kayan, Hammer round, Hit & Go… son decenas de ejercicios exclusivos del FIGHTLAND TRAINING SYSTEM® que conseguirán que alcances la mejor forma física de tu vida.